miércoles, 6 de junio de 2007

Nablús, la ciudad fantasma

Quería compartir este video con vosotros. El director es Alberto Arce y dura 35 minutos. Retrata un lado del conflicto palestino-israelí, en lo que podría ser un día cualquiera para la población en las calles y casas de Nablús y no lo es, con conversaciones entre soldados israelíes y realizadores del documento y de éstos con la población civil, tanto palestina como israelí. Aporta una visión crítica, que creo interesante averiguar. Tatiana La Guedes

3 comentarios:

omsamaia dijo...

Bienvenidas a la blogosfera!!

Marcos Bas dijo...

Ainda não vi o filme sugerido nesta postagem. Mas, quis me apressar em dizer que esta iniciativa é muito boa, a da criação deste blog. Entendo que toda informação séria acrescenta novos conhecimentos a todos nós, mesmo que leigos num assunto,como é para mim o tema antropologia. No caso em questão, creio que nos possibilitará um pouco mais de compreensão sobre as ações do Homem em cima do planeta. Vocês passam a colaborar também com a divulgação da matéria antropológica tão distante da maioria das pessoas do mundo, envolvidas sempre com a corrida diária pela sobrevivência e não ligadas nos porquês dos acontecimentos. Desejo que vocês atinjam os objetivos propostos e que consigam obter o maior número de leitores possível. Muito sucesso com as postagens. E estaremos aqui para acompanhar. Marcos Bas, do Brasil

Alberto Arce dijo...

cuando grabamos este documental, no había guión previo. No existía una decisión sobre las formas ni sobre la estructura que tomaría. Fue en el montaje, donde ciertas escenas se potenciaron con la música, algo que ha resultado efectista pero que se contradice, en mi opinión con lo que queríamos transmitir.

En fin. un documental que pretende mostrar la irracionalidad de una ocuapción, de una ciudad tomadas, cortada, sitiada, maniatada por soldados extranjeros. ¿Qué mejor modo que dejar ahablar a los soldado extranjeros?. No hay manipulación en la entrevista, no hay cortes artificales. Está tal y cómo sucedió. El ocupante habla. De su boca salen las contradicciones, las dudas. El silencio y la ausencia de respuesta, el repetir consignas. La propaganda, las teorías de los políticos puestas en boca de un joven de 21 que hace algo que obviamente no quiere hacer. Se nota.

las preguntas no son neutrales. Pero tampoco se corresponden con la opinion de quien se sitúa tras la cámara. El miedo bloquea la inteligencia y los reflejos. Las preguntas fallan. No podía subirse el tono de la conversación. Yo, extranjero, provisto tan sólo de una cámara y al borde del arresto. Se hizo lo que se pudo, realmente.

El documental está hecho para debatir, para difundirse. Para marcar alguna idea. Para romper la tónica dominante. Que hablen los israelíes, que se expresen, que se confronten a quienes consideran sus iguales, blancos y occidentales. Dice el soldado: ¿me pregunto que hace aquí en lugar de estar en Tailandia?. Ellos quieren irse, meterse setas y dormir en la playa. Es su modo de decir que sufren.

la pregunta es: ¿por qué si sufren, quieren irse y no tienen respuestas claras, no se revuelven contra su gobierno y cambian de actitud? El número de objetores de conciencia en israel es ínfimo. Tema para otra discusión.

Saludos y gracias por usar el documental.